viernes, 2 de diciembre de 2011

LEVANTATE EN EL NOMBRE DE JESUS

Hoy quiero compartir contigo una historia muy conocida, pero que nunca está de más recordarla y extraer sus enseñanzas.

Se trata de la historia de David frente a Goliat, el gigante que medía casi 3 metros de altura. Este gigante del ejercito filisteo se presentaba frente a los israelitas para desafiarlos a pelear contra él, quien le ganara ganaba la guerra. Pero sucede que todos los israelitas tenían miedo y dice la Biblia que estaban consternados. El gigante los desafiaba de mañana y de tarde. Esto se repitió durante ¡40 días!!!

Pero David, al llevarles alimento a sus hermanos que estaban en el ejército Israelí escuchó al filisteo. Y decidió enfrentarse con él. En el momento del enfrentamiento, luego de que Goliat lo menospreciara, David le responde:

"--Tú vienes contra mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR Todopoderoso, el Dios de los ejércitos de Israel, a los que has desafiado. Hoy mismo el SEÑOR te entregará en mis manos; y yo te mataré y te cortaré la cabeza. Hoy mismo echaré los cadáveres del ejército filisteo a las aves del cielo y a las fieras del campo, y todo el mundo sabrá que hay un Dios en Israel. Todos los que están aquí reconocerán que el SEÑOR salva sin necesidad de espada ni de lanza. La batalla es del SEÑOR, y él los entregará a ustedes en nuestras manos."

Este discurso de David es realmente impactante. Es hora de vivir conforme al Dios que tenemos. Si David se hubiera concentrado en la altura de Goliat, sus músculos y armadura no lo hubiera enfrentado y el pueblo de Israel seguiría temblando de miedo.

Hoy quiero decirte, estimado amigo: ¡TU DIOS ES GRANDE!!! Si estás con Él ya tienes la victoria.

Conoce a Dios, levántate hoy en el nombre de Jesús, el Señor Todopoderoso, y pelea la buena batalla. Levántate, consciente de quién tienes a tu lado en contra de los problemas. Echa al enemigo de tu matrimonio, de tu familia, de tu trabajo, de tu economía, de tu propia mente.

"Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales." Efesios 6:12