jueves, 15 de agosto de 2013

DIOS TE SOSTIENE CON SU DIESTRA DE PODER



Hay momentos en que pensamos abandonarlo todo, rendirnos y tirar la toalla, como dicen. ¿Te has sentido así? Hoy día el Señor tu Dios te dice:

"Así que levántate y esfuérzate por mejorar las cosas que aún haces bien, pero que estás a punto de no seguir haciendo, pues he visto que no obedeces a mi Dios. Estoy enterado de todo lo que haces, y sé que no me obedeces del todo, sino sólo un poco. ¡Sería mejor que me obedecieras completamente, o que de plano no me obedecieras!" Apocalipsis 3:2,15-16 (TLA)

Muchas veces, y por diversas circunstancias, nos olvidamos de Dios. Esto le pasó muchas veces al pueblo de Israel, por eso le decía el Señor:

"Pero ten cuidado de no olvidar al Señor tu Dios. No dejes de cumplir sus mandamientos, normas y preceptos que yo te mando hoy. Y cuando hayas comido y te hayas saciado, cuando hayas edificado casas cómodas y las habites, cuando se hayan multiplicado tus ganados y tus rebaños, y hayan aumentado tu plata y tu oro y sean abundantes tus riquezas, no te vuelvas orgulloso ni olvides al Señor tu Dios, quien te sacó de Egipto, la tierra donde viviste como esclavo". Deuteronomio 8:11-14 (Nueva Versión Internacional)

Es fácil olvidarnos de nuestro Salvador cuando todo nos va bien. Es también más fácil abandonarlo todo cuando sentimos desfallecer, por eso decía el escritor de Hebreos: "¡Cuidado, hermanos! No piensen en lo malo ni dejen de confiar, para que no se aparten del Dios que vive para siempre.  Al contrario, mientras aún queda tiempo, cada uno  debe animar al otro a seguir confiando. Así nadie pensará que al pecar hace el bien, ni dejará de obedecer a Dios" Hebreos 3:12-13 (TLA)


Amigo, hoy te animo a que sigas adelante caminando de la mano de Dios.

"No te preocupes por nada. Más bien, ora y pídele a Dios todo lo que necesitas, y sé agradecido". Filipenses 4:6 (TLA)

"Los que confían en el Señor
renovarán sus fuerzas;

volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán". Isaías 40:31 (NVI)

No hay otro Dios como tu Dios. Dios es el rey del cielo, y siempre vendrá en tu ayuda.
 Dios es el Dios eterno, y siempre te protegerá; pondrá en fuga a tus enemigos, para que los destruyas.
>>Ya puedes vivir confiado, y gozar de tranquilidad. Nunca te faltará pan ni vino,
pues Dios regará tus campos. ¡Dichoso tú, David, pues Dios te ha rescatado!
Dios te protege y te ayuda.
¡No podrías tener mejor defensa!
¡Tú humillarás a tus enemigos, y los pondrás bajo tus pies!>>
 Deuteronomio 33.27-29 (TLA)